Blog

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

¿Qué es la LMC? La leucemia es un tipo de cáncer, y la LMC es 1 de los 4 tipos principales de leucemias. Para entender qué sucede en la LMC, necesita aprender un poco acerca de las células de la sangre. Una célula madre es un tipo de célula que se encuentra en la médula ósea, la cual forma a los glóbulos rojos, a los glóbulos blancos y las plaquetas. La LMC inicia con un cambio en una sola célula madre.

 

 

Toda célula con un núcleo tiene cromosomas que transportan genes. Los genes dan instrucciones a las células. Las células normales tienen pares de cromosomas numerados del 1 al 23. Los pacientes con LMC tienen lo que se llama el cromosoma Filadelfia (Ph), que se forma cuando hay intercambio de material genético entre el brazo largo del cromosoma 22 y el brazo largo del cromosoma 9, formando el cromosoma Ph +, que también se conoce como la traslocación t(9;22). 

 

 

Cómo se forma el gen canceroso (oncogen) BCR-ABL1

 

 

 

En la LMC se presenta un cambio en las piezas de los cromosomas 9 y 22, llamado traslocación. Una sección del gen ABL del cromosoma 9 se desprende, mientras que la ruptura en el cromosoma 22 involucra a un gen llamado BCR. Estas 2 piezas cambian de lugar y una parte del cromosoma 9 se une al final del cromosoma 22, formando el oncogen BCR-ABL. Este oncogén origina a la proteína del mismo nombre (Bcr-Abl) que tiene actividad de tirosín cinasa, es decir utilizará la energía de la células desviándola para una señal anormal y aberrante originando, los síntomas y signos de la LMC. En resumen el gen BCR-ABL origina la proteína con actividad de tirosín cinasa Bcr-Abl, que da lugar a la mieloproliferación (crecimiento del bazo y una gran expansión de los glóbulos blancos en la médula ósea y en la sangre) 

 

 

La médula ósea continúa produciendo glóbulos blancos dañados que, con el tiempo, sobrepasan a losglóbulos rojos y plaquetas sanos

 

Pruebas que su hematólogo podría solicitar 

Biometría Hemática Completa (BHC) 

 

La BHC es una prueba de sangre que provee al hematólogo información sobre las células en la sangre. En la LMC, el conteo de glóbulos blancos o leucocitos se incrementa, con frecuencia a niveles muy elevados. El conteo de plaquetas también puede ser alto. Los niveles de hemoglobina, la sustancia en la que los glóbulos rojos o eritrocitos transportan el oxígeno, disminuye. 

 

 

Pruebas citogenéticas: cariotipo en médula ósea 

Usualmente se llega al diagnóstico de LMC por medio del análisis de las células en la médula ósea. Un aspirado de médula ósea y una biopsia de médula ósea, son 2 pruebas que examinan los cambios en las células de la médula que normalmente no se pueden observar en las células sanguíneas. Estas pruebas pueden realizarse en el consultorio del hematólogo, o en un hospital, y casi siempre se realizan juntas. Estas pruebas pueden ayudar a su hematólogo a elegir el mejor tratamiento para usted y seguir los efectos de su terapia. 

La prueba de PCR en tiempo real 

 

Una prueba simple de sangre que se utiliza para el diagnóstico y el monitoreo es decir para vigilar su respuesta al tratamiento es la Reacción en Cadena de la Polimerasa (Polymerase Chain Reaction= PCR en inglés) cuantitativa en tiempo real (RQ-PCR). Esta prueba es la forma más eficaz y sensible para detectar inclusive cantidades mínimas de BCR-ABL, el oncogén causante de la LMC Ph+ 

 

 

¿Qué sucede si no llego a los objetivos del tratamiento? 

 

 

 

Si usted no logra alguno de los objetivos del tratamiento, debe conversar con su hematólogo sobre las opciones. Algunos pacientes logran sus metas antes que otros. Solo recuerde, existen acciones que se pueden realizar para lograr que usted regrese al camino si no alcanzó alguna de las metas. 

 

Llegando a sus objetivos 

 

Los expertos recomiendan que usted se realice cada prueba en ciertos tiempos, debido a que cada una tiene un objetivo diferente. Colabore con su hematólogo para asegurarse de lograr objetivos importantes que se describen a continuación. A medida que usted logre sus metas, usted podría incluso, sentirse mejor, y eso es bueno. Sin embargo, usted debe seguir las instrucciones de su hematólogo cada día para evitar que las células de la LMC Ph+ regresen. 

 

 

Objetivos importantes que debe tener en mente 

 

 

 

 

Las 3 fases clínicas de la LMC 

 

 

 

 

Siga las instrucciones de su hematólogo todos los días para evitar que las células de la LMC Ph+ regresen 

 

 

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
Ser diagnosticado con LMC puede ser un evento que cambie su vida. No obstante, una vez que sepa qué esperar y que existen varias terapias eficaces para elegir, usted podría sentirse más tranquilo. Avanzar a través de las etapas Usted es más que un paciente con LMC — usted es una persona que probablemente experimente varias emociones durante la trayectoria de la enfermedad. La mayoría de las personas pasan por varias etapas: ■ CRISIS: Con frecuencia el diagnóstico inicial de LMC causará un periodo de gran tensión, que es temporal, hasta que asimile la noticia ■ ESPERANZA: Generalmente el inicio del tratamiento brinda una nueva sensación de esperanza y optimismo ■ ADAPTACIÓN: Un periodo de ajuste que se presenta a medida que usted se familiariza más con sus nuevas circunstancias ■ LA NUEVA NORMALIDAD: En esta etapa, usted establece nuevas rutinas y regresa a la normalidad ■ INCERTIDUMBRE: Un sentimiento que podría experimentar si hay cambios o problemas con su tratamiento. Sin embargo, con las opciones de tratamiento disponibles, usted debería sentirse más seguro en menor tiempo A pesar de que estas etapas son comunes para los pacientes con LMC, cada persona tiene experiencias diferentes. Cuándo y cómo se presentarán cada una de estas etapas depende de la situación de cada persona. Buscar consejo La buena noticia es que su hematólogo (a) y las personas encargadas de su salud están conscientes sobre sus necesidades físicas y emocionales cambiantes y le ayudarán en este recorrido de su enfermedad. Al colaborar con ellos, usted estará en el camino para tener control y satisfacción. Tener conocimiento es tener poder.

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

Hace 15 años, faltaban tratamientos orales eficaces para la leucemia mieloide crónica (LMC). Afortunadamente, hoy en día existen varias terapias eficaces para elegir. Sin embargo, usted podría ponerse en riesgo, de forma inadvertida, de tener resultados clínicos poco favorables por la falta de apego o adherencia al tratamiento. El hecho es que, la falta de adherencia es un problema universal asociado con todas las terapias orales y podría ser la barrera más importante para lograr el beneficio clínico de las nuevas terapias para el cáncer. Ya sea que se trate de un tratamiento nuevo o que tenga que tomarlo durante un largo tiempo, la adherencia es crítica La adherencia al tratamiento es algo serio, independientemente de que usted haya sido diagnosticado recientemente, o que tenga una terapia de largo plazo, o que le hayan cambiado los medicamentos. Tenga en mente ■ Aún si ya le diagnosticaron y ya ha recibido tratamiento durante algún tiempo, asegúrese de continuar con su medicamento ■ Hable con su hematólogo para estar seguro de que está obteniendo el mayor beneficio de su tratamiento, y aclare todas sus dudas.

Acerca de

La Asociación Mexicana de Leucemia y GIST A.C., es una sociedad civil mexicana sin fines de lucro fundada en 2006.

Síguenos

© 2016 Ameleg A.C.